barra
Alma Nutrición & Medicina Estética
Lipodilución

La lipodilución es una técnica que hace furor en muchas partes del mundo y ya empieza a cosechar un éxito similar en nuestro país. El tratamiento completo incluye una serie de sesiones durante las que se aplican inyecciones de fosfatidilcolina, un extracto derivado de la lecitina de soja que forma parte estructural de membranas celulares de nuestro cuerpo y no produce reacciones alérgicas, ya que el organismo no la reconoce como extraña.
Las indicaciones para el uso estético de la fosfatidilcolina son limitadas y se restringen a pequeños depósitos de adiposidad localizada, en pacientes con peso ideal o con sobrepeso leve, y es conveniente complementar el tratamiento con dieta y actividad física.
Está indicada con excelentes resultados clínicos en la remodelación del contorno corporal y en la reducción de la adiposidad que se localiza especialmente en el abdomen, los flancos, la región trocantérica (el “pantalón de montar”), cintura, caderas, la zona bajo los glúteos.
Técnica de aplicación: se infiltra la fosfatidilcolina de forma subcutánea directamente en la grasa. Al penetrar en el tejido adiposo, la fosfatidilcolina interactúa en la membrana celular, produciendo orificios en ella con la consecuente destrucción del tejido graso sólido tratado, que una vez disuelto se vuelve más soluble. Esto permite que el organismo la absorba y la elimine en forma natural en pequeñas cantidades por las deposiciones y especialmente a través de la orina.
Las sesiones se indican semanales o cada quince días y lo recomendable es tomar entre 4 a 6 sesiones como mínimo, con un periodo de descanso de dos semanas entre cada una. Pero cuando la inflamación es muy leve el intervalo puede reducirse a una sola.
Estas sesiones pueden ser acompañadas en forma inmediata de drenaje linfático manual para “reacomodar” el tejido tratado y complementadas con sesiones de ultrasonido que permiten la penetración de geles reductores y lipolíticos (que "licúan" y destruyen las grasas).

Mesoterapia y lipodilución: menos semejanzas que diferencias

Aunque las gente las “ve” parecidas, sus aplicaciones y efectos no lo son:

Mesoterapia:
- Es la aplicación de principios activos en la dermis (la zona media de la piel)
- Se la utiliza para revertir distintos tipos de celulitis.
- La técnica de aplicación es la infiltración intradérmica.

Lipodilución:
- El plano para trabajar con fosfatidilcolina es más profundo, y produce disminución de las células grasas en el sector donde se aplique.
- La técnica de aplicación es la infiltración subcutánea: la sustancia es inyectada directamente en la grasa.
- No debe colocarse utilizando la técnica de mesoterapia ya que no se obtendrán resultados satisfactorios y sí altas posibilidades de complicaciones en la piel, por ello contraindicamos colocarla por vía mesoterápica.
- Debe administrarse directamente en el tejido adiposo y colocarse de modo simétrico para que los resultados estéticos sean los esperados.

Casi sin molestias

Las aplicaciones no duelen. Minutos después de la aplicación, la zona se inflama, producto de la lipodilución. Esta inflamación dura 48 a 72 horas y luego mejora. Es raro que salgan hematomas, pero es conveniente evitar la exposición al sol si aparece alguno. Como la grasa se elimina por la orina, el propio paciente puede hacer mucho para obtener una mejor respuesta al tratamiento, como realizar una ingestión abundante de líquidos durante el día y en los días siguientes al tratamiento.

Apto para alérgicos

La fosfatidilcolina deriva de la lecitina de soja, forma parte estructural de la mayoría de las membranas celulares de nuestro cuerpo, que no la reconoce como extraña. De modo que para aplicársela no son necesarias pruebas de alergia.

Algunas limitaciones

Cada persona es un caso especial. Por eso lo mejor es consultar con el dermatólogo quien recomendará el tratamiento adecuado para cada tipo de adiposidad y/u obesidad. Pero es importante resaltar que el tratamiento aislado con fosfatidilcolina no adelgaza; sólo ayuda en la remodelación del contorno corporal. En casos de sobrepeso moderado u obesidad, indicamos la fosfatidilcolina sólo como complemento de un tratamiento para adelgazar, basado en dieta y actividad física.
En cuanto a las zonas a tratar, en área submentoniana (papada), párpados y cara interna de rodilla, debe ser realizado por personal entrenado.
Las contraindicaciones absolutas para el tratamiento con fosfatidilcolina son: niños, embarazadas, lactantes y diabéticos con microangiopatía.

Sólo por profesionales

Recordemos que la lipodilución es una técnica que debe ser llevada a cabo por profesionales médicos  y es de incumbencia especial de la dermatología.

Sin flaccidez ni anestesia
Por ser precisamente una técnica altamente localizada, el método tiene la gran virtud de no ser cruento ni agresivo y no hay que utilizar ni siquiera anestesia local porque no es doloroso.
Con la lipodilución los cambios se empiezan a notar en la segunda o tercera sesión aunque en algunos casos son evidentes desde la primera. Aun cuando el tratamiento sea discontinuado el efecto permanece. El número de sesiones promedio es de seis, pero siempre será el dermatólogo quien decidirá cuántas sesiones son necesarias para declarar “libres de grasa” a esas odiosas zonas de su cuerpo con una precisión matemática sin dolor y sin interrumpir la rutina cotidiana.

Consulta precios y promociones
Criolipolisis
Perde esos centímetros demás que no podes adelgazar, sin cirugías, molestias ni riesgos.
En pocas sesiones y comodamente.

mas info
TRATAMIENTO ANTI CELULITIS
Enterate de la mejor combinación de técnicas y tratamientos para mejorar esta patología.


mas info
IMPLANTES FACIALES + TOXINA BOTULINICA
la mejor combinación de tratamientos para verte joven en una sola sesión .


mas info
TRATAMIENTO ANTI ARRUGAS
Tenemos una alternativa que se ajusta a tus necesidades, informate de cual es la mejor opción para vos.


mas info